El arte rupestre del arco Mediterráneo (1998)

Unesco


Estos lugares de arte rupestre del fin de la prehistoria, en el arco mediterráneo de la península Ibérica, constituyen un conjunto de una categoría excepcional que describe el modo de vida, en una fase crítica del desarrollo humano, de manera viva y gráfica en unas pinturas únicas por su estilo y su temática. El conjunto de las pinturas rupestres del fin de la prehistoria situadas en el arco mediterráneo de la España oriental es el grupo más grande de lugares de arte rupestre que se pueden encontrar en toda Europa, y que ofrecen un retrato excepcional de la vida del hombre en un periodo esencial de la evolución cultural humana.

Un total de 16 yacimientos arqueológicos leridanos han sido reconocidos por la UNESCO como depositarios de pinturas rupestres de gran valor, tanto porque se trata de una de las primeras manifestaciones artísticas del hombre dentro de la primitiva civilización mediterránea como porque son el embrión de posteriores manifestaciones plásticas. La distinción ha sido otorgada a vestigios de Ponent como la Roca de los Moros de El Cogul, una de las piezas mejor conservadas de la pintura rupestre, y ejemplificadora del arte que se desarrolló durante el paleolítico en este territorio. También se han incluido la Cueva de Cogulló, en Vilanova de Meià; la de los Vilasos, en Os de Balaguer, y las del valle de la Coma y la Cueva de los Puntos, las dos en L'Albi. Como elementos de características singulares se contemplan también la Roca del Rumbau de Peramola o los abrigos de La Granja d'Escarp, encontrados como consecuencia de prospecciones mineras. A estos yacimientos se añaden el abrigo del valle de Ingla, en Bellver de Cerdanya; las Rocas Guàrdies, en les Borges Blanques; las Aparets, en Alòs de Balaguer; la cueva de Antona, en Artesa de Segre; Cueva del Pantano y la Cueva del Tabaco, en Camarasa; Cueva de las Ovejas, en Tremp, y las pinturas rupestres de Alfés. Todos estos yacimientos son el primer patrimonio cultural de rango mundial que han conseguido las comarcas de Lleida.

 

Información facilitada por el:

Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya
 

 

Abrigo del barranco de Sant Jaume

Información de contacto:

 

 

Abrigo del barranco de Sant Jaume

Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya - Serveis Territorials de Lleida - Rambla d''Aragó, 8
25002, Lleida
Web: http://cultura.gencat.cat/
973279200

 

Compartir:

 

Comparteix a facebook
Comparteix a Twitter
Compartir a Whatsapp
Envia a un amic
Imprimir

 

 

 



  • Unesco

    Situado en el margen derecho del barranco de Sant Jaume, cerca de la ermita de Sant Jaume, en una zona yerma, hoy muy alterada por la construcción de pistas (La Granja d’Escarp - el Segrià).
     
    Las pinturas se localizan en una zona plana de la pared, formada por estratos de roca caliza muy alterada y agrietada. A una altura aproximada de 1,60 m de la base del abrigo y orientadas al S, les figuras se disponen en sentido horizontal, una al lado de otra, y en principio parece existir una cierta agrupación de cada dos motivos. El friso está dividido por una profunda grieta de la roca.
     
    Las 8 figuras individualizadas corresponden a 5 bitriangulares, un bitriangular inciso, un grabado radial y un motivo indeterminado, de estilo esquemático. La técnica utilizada es de trazo simple, excepto en el caso del bitriangular inciso y el grabado radial, en que la técnica es de incisión. Los colores son rojo, rojo castaño y castaño-rojizo.
     
    La existencia de bitriangulares verticales es relativamente numerosa en el arte rupestre esquemático; no sucede lo mismo con los bitriangulares horizontales, que son prácticamente inexistentes. Resulta, pues, un motivo innovador, lo cual obliga a la prudencia en cuanto a la cronología. Su semejanza con ciertas letras del alfabeto ibérico también supone una observación a tener en cuenta. Por lo que respecta al motivo indeterminado –en forma de tridente invertido–, es realmente un motivo poco definitorio y se encuentra en numerosos abrigos sin que sea posible asignarle una cronología concreta.